Astrología y horóscopo

horoscopoLa palabra Astrología significa conocimiento de los astros. Pero esta definición puede llevar a error, ya que podría confundirse la Astrología con la Astronomía. Hay que aclarar que en la Antigüedad ambas conformaban una sola ciencia hasta su posterior separación y especialización, sobre todo en nuestros días en que la Astronomía se erige a sí misma como científica, desdeñando de alguna manera a su ex compañera, la Astrología, a la que acusa de fantasiosa. Un ejemplo ilustrativo es el debate que se produjo en enero de 1995 a raíz del descubrimiento del decimotercer planeta, Ofiuco. Los astrónomos criticaron duramente a la Astrología provocando una confusión general a nivel popular. En esos días era frecuente oír al común de la gente diciendo que, con la aparición del nuevo planeta, ya no se sabía a qué signo astrológico pertenecía cada persona. Pero la realidad es que los signos del zodíaco no corresponden a las constelaciones zodiacales. Una cosa son las constelaciones astronómicas y otra los signos, cuyos nombres coinciden, pero no son lo mismo. Por decirlo de una manera simple: se estaban mezclando peras con manzanas.
Si buscamos una definición de Astrología en el diccionario leemos: «Ciencia o arte adivinatoria consistente en predecir el porvenir por la posición de los astros», mientras que se define a la Astronomía como: «Ciencia que estudia los cuerpos celestes, sus movimientos, su composición química y física, sus posiciones relativas y la evolución de su desarrollo». Sin querer entrar en un debate entre ambas, es preciso aclarar que la Astrología se basa, en primera instancia, en datos físicos y en el movimiento astronómico, utilizando las tablas de Efemérides de la NASA y teniendo en cuenta las coordenadas geográficas, para luego utilizar su propia metodología de interpretación una vez montado el horóscopo. Si la Astronomía estudia la posición de los astros, la Astrología estudia su influencia, y es una creencia, no una ciencia. «Horóscopo» quiere decir «visión de la hora», pero esta palabra se ha popularizado a tal extremo que ha perdido su significado original. Actualmente, para la mayoría de las personas, es la sección de la prensa que se lee para saber lo que puede ocurrirle a uno un determinado día según los astros. La mala fama de la Astrología se debe, sin duda, a su divulgación superficial en los medios de comunicación y a la utilización que muchos hacen de ella sin conocerla, jugando con el misterio y embaucando a la gente para conseguir dinero o poder. Se acusa a la Astrología de falta de rigor científico, pero, como hemos dicho, es un saber muy antiguo, que va más allá de la predicción y que encierra una gran sabiduría, a la vez que es un instrumento de autoconocimiento. Está basada en la correspondencia entre los hechos acontecidos y los movimientos de los planetas y su simbolismo, estudiados y comprobados a lo largo de los siglos. Hombres de ciencia como Newton y Jung creían en ella y la practicaron por sí mismos, realizando interesantes y valiosas investigaciones que prueban la eficacia de este saber. Hay muchos tipos de Astrología: a) la mundial, relacionada con los países y sus políticas; b) la predictiva, que como su nombre indica se utiliza en la predicción de hechos concretos que pueden acaecer en la vida del consultante; c) la horaria, que sirve para consultar cuestiones concretas relativas a negocios, sociedades, trabajo, etc; e) la médica, eficaz para estudiar el potencial y estado de salud de un sujeto; y f) la psicológica, muy en auge en nuestros días, que permite conocer la personalidad y el potencial de las personas yendo más allá de los hechos ocurridos y buscando un significado a éstos en la vida del individuo. Tras una época oculta y oscura, en que dominaba el pensamiento racional y científico, la Astrología está viviendo en la actualidad una gran expansión relacionada quizá con la proximidad de la Era de Acuario. Se están creando escuelas y asociaciones astrológicas en todo el mundo -incluso se ha abierto en Londres, una prestigiosa facultad de estudios astrológicos-, escribiendo libros y promoviéndose una interesante investigación que auna la psicología con la técnica -tan valiosa actualmente en el mundo de la informática-, el conocimiento astronómico y la medicina. En el futuro tal vez sea un conocimiento universal que se estudie en la escuela junto a las matemáticas, la historia y la biología.