Acuario ascendente Escorpio

Dueño ya, por Acuario, de una fuerte voluntad, el añadido Escorpio de su ascendente puede convertirlo a usted en alguien demasiado enérgico. Escorpio lo vuelve más intenso, apasionado y celoso, y por eso, a diferencia del Acuario habitualmente distante, usted emprende discusiones y se mete en trifulcas.
Es muy crítico y casi disfruta haciendo añicos los planes ajenos. También ama los secretos, y el interés de su sigo solar en el prójimo se transforma, en su caso, en una curiosidad casi obsesiva por saber qué hace vibrar a los demás.
Pero lo que seguramente no es un secreto son sus gustos y disgustos, y la convicción de que siempre es usted, según usted, el que sabe más. Le gustaría dominar el mundo, por el propio bien del mundo, desde luego. Y puede sufrir más de un choque interno entre la sincera necesidad de independencia típica del aguador y el afán de posesividad del Escorpio. Cuando las apuestas vayan a la baja, acaso descubrirá que Escorpio, ese celoso carcelero, toma la delantera.
Es posible que su vida amorosa comience muy temprano y funcione bien hasta la vejez, con algunas aventuras secretas en el camino. Egocéntrico y bien escondido, incluso para usted mismo, puede resultar muy difícil acercársele. Sus ojos siempre están alerta para descubrir problemas, oportunidades amorosas y puntos débiles de otras personas, y cuando usted se pone en contra de alguien puede ser un enemigo temible. ¡Porque puede odiar con la fría inteligencia de Acuario y el cruel corazón de Escorpio!
Es intensamente fiel a la familia y ciertamente trabaja duro, siempre ambicionando un nivel de vida más alto. Su combinación astrológica hace salir el espíritu errabundo que hay en usted.

Signo Acuario