Acuario ascendente Tauro

Determinado, fuerte y ambicioso, es usted un hueso duro de roer. El movedizo Acuario se encuentra con el hogareño Tauro para formar una combinación interesante que, contra toda sospecha, también constituye una cómoda pareja. Usted está muy bien equilibrado: se preocupa por la gente y es mucho más generoso que un auténtico Tauro, aunque, seamos sinceros, no sacrificaría un ápice de su libertad personal para ayudar a nadie.
Usted es un pensador sumamente original cuyos hábitos personales son más o menos estables todavía. Su ascendente lo vuelve muy obstinado y resistente al cambio: como una frágil planta de interior a la que trasladan de un extremo al otro del alféizar, usted puede marchitarse y secarse si las circunstancias se ven ligeramente alteradas.
Está destinado a prosperar en un buen trabajo, porque Tauro no le permitirá apartarse de la senda del éxito.
Pero con frecuencia trabaja tanto que sus amantes sienten que los descuida. Aunque posesivo en extremo, una vez que ese amor largamente deseado sea suyo, es posible que pierda el interés y vuelva a trabajar horas extra. ¡Así que tenga cuidado!
El autocontrol del aguador está presente la mayor parte del tiempo, pero un grado de presión extra podría hacerlo estallar como una bomba, y los demás intentarán ponerse a salvo de ese desatado carácter de toro.
Pero su ascendente también le regala una sensualidad terrenal que aumenta sus oportunidades amorosas, y lo vuelve más mundano y práctico de lo que parece. Con esos cimientos tan concretos, usted logrará que los vuelos imaginativos de Acuario dejen de ser un sueño para convertirse en realidad.

Signo Acuario