Home / Tauro / El empleado Tauro

Ante todo, espero que no haya puesto a su empleado Tauro a trabajar como vendedor. Si lo hizo, hágale hacer su horóscopo tan pronto como pueda. Si tiene algunos planetas en Géminis, Aries, Leo o Piscis, entonces puede dejar con toda tranquilidad que siga vendiendo sus mercancías. Si no es así, tanto usted como él estarían mejor si suavemente (sin presionarle, por favor) le va pasando a algún otro puesto dentro de la empresa.
Como promotor o como vendedor, es posible que no les produzca a sus clientes la mejor impresión. Al pronunciar su discurso frente a un posible comprador, su actitud normal será. “Si lo quiere, lléveselo, y si no, váyase. El empleado Tauro medio no monta rápidamente un espectáculo en beneficio de un posible comprador. Tampoco se distingue por su pico de oro ni por la abundancia de sus imaginativas descripciones, a menos que se pueda decir que “hum”, “aja”, “claro” y otros ruidos igualmente mascullados sean descripciones imaginativas. No es que no tenga muchas cualidades inapreciables. Las tiene, pero por lo general no son de las que entusiasman a la gente y la convencen de que firme en la línea de puntos. Es mucho más probable que el Toro les explique por que es mejor que no se metan en eso.
Sin embargo, la razón mas importante para que los nativos de Tauro rara vez salgan vendedores tiene que ver con su necesidad básica de seguridad. Si Tauro no tiene una sensación de seguridad en su trabajo, su posibilidad de éxito –que puede ser tremenda– se reducirá notablemente. Por más grande que pueda ser la posible remuneración, si no es estable, el empleado Tauro preferirá estar seguro de saber con cuantos billetes cuenta cada vez que cobra su salario. Contratar a un Toro a comisión exclusivamente es convertirlo en uno de los seres mas desdichados del mundo. Un salario fijo, mas un porcentaje por las ventas, podría darle mejor la sensación de estabilidad que necesita, pero aun así, el puesto de vendedor no es lo ideal para el Toro.
Claro que la regla tiene sus excepciones, además de las influencias planetarias ya mencionadas. La mayoría de los Tauro pueden arreglárselas bien en cierto tipo de ventas que son de suyo seguras y no exigen presionar al cliente, con productos só1idos y estables. Pero la lista es corta. Equipos de granja, tractores, máquinas para esparcir abono, camiones, segadoras y cosas semejantes están en esta línea y el Toro puede venderlas. Habla el mismo idioma que la gente que las compra. Otro artículo con el que puede vérselas, de cualquier lado del mostrador que ocupe, es el dinero, y la venta de efectivo puede ser su especialidad. Dicho de otra manera, eso significa que para ponerle a cargo del departamento de préstamos, si el negocio de usted es la banca, es insuperable. Pero, a decir verdad, no se necesita gran poder de persuasión para convencer a un cliente insolvente de que lo que necesita es dinero.
Hay algunos otros ramos en los que el Toro puede distinguirse como vendedor, por ejemplo, el inmobiliario. Tauro se siente perfectamente cómodo llevando a los clientes a visitar casas o informándoles sobre el valor de la tierra. Les mostrará el paisaje, diciéndoles: “Vea”. Para pintarles las posibilidades de plantar y arbolar el parque, emitirá un extático: “Hum”.
Con unos cuantos gruñidos demostrará que la fontanería es excelente y los armarios empotrados amplios y capaces, y un firme carraspeo le servirá para establecer la forma de financiación. Por increíble que parezca, es probable que la respuesta del posible comprador de la casa sea: “Está bien, la compro”. A lo cual el Toro responderá: “De acuerdo, es suya”, o algo parecido. Lo que ha sucedido es que la impresión de honradez y confianza que emana de Tauro pesa mucho sobre la gente que quiere invertir su dinero en una casa. También está el campo de la educación. Tauro cree con tal fervor en los cimientos só1idos y en los hechos, y tiene tanta fe en que hay que prepararse para el futuro que eso, unido a su decidido disgusto hacia la ignorancia, hace que sea capaz de convencer a una muchacha de que siga un curso de mecánica en un instituto politécnico. Para él no es ninguna rareza que una chica estudie mecánica. Lo práctico es lo práctico, y el sexo no tiene nada que ver.
También está la posibilidad de que si tiene ascendente Géminis o a Marte en Géminis, Tauro se destaque como anunciador de radio o de televisión. Los típicos tonos musicales del habla del Toro, combinados con el encanto y la facundia de Géminis, pueden hacer que se encuentre a sus anchas en esos medios. También si al nacer tuvo planetas favorables en Aries, es concebible que la influencia de estos se combine con la del Sol en Tauro para darle excepcionales aptitudes para la publicidad o las relaciones publicas, aunque jamás llegue a ser un tipo de los que presionan. Y me temo que con esto quede cubierta el área de las ventas que puede abarcar él. En casi todas las demás áreas, si no tiene las influencias planetarias adecuadas, estará mucho mejor en cosas que estén mas de acuerdo con su naturaleza imperturbable.
Una de estas cosas es lo que en política se conoce como mantener unido al centro, y es una capacidad también muy valiosa en el mundo de los negocios. No importa cual sea el escritorio que le asignen: el Toro echará raíces tras él con la determinación de triunfar, y probablemente lo conseguirá. Trabajará lentamente y con la mira puesta en la perfección; y por lo general la alcanza, si se le deja en paz y no se le presiona demasiado.

Sigue leyendo >>>

 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *