Tauro ascendente Virgo

Cauteloso, crítico y práctico hasta la exasperación, usted sólo confía en lo que puede ver, sentir, saborear o escuchar. E incluso después, teniendo a su alcance el mejor negocio o el amor más duradero del mundo, es posible que no se lance hasta no haber recibido asesoramiento legal.
Si un amante desea llevarlo a una isla paradisíaca, usted deseará comprobar el pronóstico meteorológico antes de partir.
Sin embargo, su cautela usualmente lo recompensa, y sus críticas, aunque excesivas, suelen ser constructivas. Y nunca les espeta un «¡te lo dije!» a los signos solares menos reflexivos. Eso lo convierte a usted en una persona agradable y no en el chismoso amargado que dicen sus enemigos.
Usted es completamente confiable, sincero en todo lo que dice y colaborador. A pesar de que usted mismo no suele ser audaz, muy pronto reconoce el talento ajeno y se ocupa de que sea recompensado.
La modestia de Virgo atempera la tendencia del toro a imponerse, y aunque usted es un patrón duro, aplica el mismo ojo crítico a sus propios errores.
Aborrece tirar cualquier cosa y viene guardando periódicos viejos y frascos de dulce reciclados mucho antes de que se impusiera la moda ecologista. ¡Pero entonces lo llamaban mezquino! Una doble dosis de signos de tierra lo hace muy materialista…: permita que su sensualidad interior salga a la superficie de vez en cuando.

Signo Tauro