Como reconocer a Acuario 2

Es raro encontrar a Acuario luchando fieramente por una causa. Para ellos, vivir según su código es suficiente. Que sean Aries, Escorpio, Leo y Sagitario quienes empuñen la espada para la gloriosa batalla por la liberación de los oprimidos. Las almas regidas por Urano están demasiado ocupadas dando forma a las razones para la revolución, escuchando sus problemas a la gente, a la que ofrecen toda su comprensión. Acuario tiene fe en el cambio violento, pero deja que sean otros quienes practiquen la violencia. No es cobarde, ni moral ni físicamente; simplemente, no está hecho para el combate. Cuando de improviso se ve envuelto en una pelea, es posible que golpee a ciegas en su confusión, o que sin más ni más se muestre de acuerdo, para poner fin a la discusión. Su reacción es impredecible, pero una cosa es segura: al día siguiente, su opinión seguirá siendo tan firme como antes. Cualquiera que sea hábil en la discusión podrá ganarle, dada la facilidad con que su atención se desvía hacia las abstracciones en una batalla de ingenios. La mejor arma de combate de Acuario es el sombrero: se lo pone y se va. Sin embargo, su mente respetuosa de la verdad no retrocederá un palmo cuando su convicción es firme, por más que le disgusten los enfrentamientos. No hay gritos ni presiones afectivas capaces de impedir que siga decididamente su camino, con sus ideas independientes, mientras en torno de el estallan los fuegos artificiales. Los dos presidentes de este signo que han tenido los Estados Unidos, Abraham Lincoln y Franklin Roosevelt, demuestran claramente este principio. En ambos casos, las ideas eran igualmente originales y sorprendentemente impopulares, pero, sin insistencia agresiva en teorías personales, se hicieron profundas reformas, pese a la falta de cooperación y a la oposición acérrima.
Otra de las razones por las que los uranianos suelen recibir críticas hostiles es que están llenos de sorpresas. Pueden conducirte hacia el Oeste y después, súbitamente, y sin advertencia, dar la vuelta y seguir la marcha hacia el Este. Acuario es obstinado en su característica de no dejar saber a nadie que es lo que se propone. El padre de una amiga mía, nacido en febrero, se paso varias semanas sin hacer caso de las quejas de su mujer porque la cocina no funcionaba; él seguía oculto tras el periódico, ignorando por completo sus desesperados comentarios sobre ese tema. De pronto, un día llegó un camión, dos hombres bajaron una cocina flamante y se la conectaron, bajo los ojos atónitos de la esposa, que, sin embargo, debería haber sabido que reacción tenía que esperar.
Acuario no confía por naturaleza en la gente, hasta que no haya examinado cuidadosamente las motivaciones y, si es posible, incluso el alma. Es fácil sentirse incomodo bajo el minucioso análisis de cada gesto y cada palabra a que le somete a uno el Aguador. Tendrás la sensación de que te está archivando mentalmente para futuras referencias, y así es. A veces, da la impresión de perderse en una bruma de ensoñación, pero no te dejes engañar. Lo más probable es que pueda decirte cuantas pestañas tienes. No esperes jamás que el uraniano te tome al pie de la letra. Su cortesía innata nunca le impedirá enfocarte, de la cabeza a los pies, con los reflectores de Urano. Él quiere saber lo que oculta tu rostro, y para descubrirlo puede hacer preguntas bastante embarazosas, pero queda el consuelo de saber que, una vez que le ha aceptado a uno, ningún tipo de habladuría maliciosa conmoverá su adhesión y su lealtad. Si verdaderamente eres su amigo, no creerá las calumnias de tus enemigos, aunque no dejará de escucharlas, por pura curiosidad. Sin embargo, tranquilízate: en última instancia, su decisión la tomará él.
Las enfermedades de Urano afectan generalmente al sistema circulatorio; Acuario tiembla y se estremece en invierno, y en verano la humedad le atormenta. Es propenso a las varices y al endurecimiento de las arterias en la vejez, si no aprende a canalizar de manera positiva sus emociones, y tiende a sufrir accidentes en las piernas, especialmente en la espinilla y los tobillos. Es frecuente que los huesos del tobillo sean débiles y también que la mala circulación le provoque dolores en las piernas; son comunes los dolores de garganta, lo mismo que las palpitaciones cardiacas, pocas veces graves, salvo que haya influencias muy desfavorables en la carta natal. Necesita mucho aire fresco, sueño y ejercicio, pero raras veces recurre a estos remedios. No toma mucho aire fresco, porque cierra las ventanas y se cubre con un montón de mantas, pese a lo cual se queja de que se está helando. La tensión nerviosa de alta frecuencia que acompaña a la actividad mental de Acuario le impide dormir lo suficiente, y es frecuente que su tiempo de reposo se vea perturbado por sueños extraños. En cuanto al ejercicio, aunque de pequeño Acuario se haya iniciado en el deporte jugando a la pelota con los chicos del barrio, es difícil conseguir que se mueva con rapidez, y mucho menos que corra. Su mente está en constante actividad, pero el cuerpo necesita que lo empujen. La salud de los nativos de este signo es excelente en la niñez, aparte las extravagantes dolencias uranianas, imposibles de diagnosticar. Los verdaderos problemas se inician cuando la madurez incrementa su terquedad. Son gente sumamente susceptible a la hipnosis. Intuitivamente, muchos de ellos sienten que es así, y por nada del mundo se exponen a ella; es un error, ya que la sugestión hipnótica aplicada por un buen médico podría ayudarles con éxito a liberarse de sus múltiples manías. Son igualmente sensibles a los tratamientos eléctricos, que también pueden serles muy beneficiosos.

Sigue leyendo >>>

Artículos relacionados