Secretos eróticos de Acuario

Una ilimitada energía mental y física, más una manera insólita de ver el mundo, convierten a Acuario en uno de los más inesperados amantes: las interminables sorpresas en la cama hechizan para siempre a sus parejas. Para usted una noche fantástica estará colmada de misterio y desafíos… Podría empezar con comida que nunca antes ha probado -tal vez puesta en su boca mientras tiene los ojos vendados- y seguir por un paseo por la montaña para lograr sintonía con los poderes más altos del universo. O tal vez solamente un paseo romántico al aire libre para contemplar las estrellas junto a su amante.

Para poner en marcha su mente, así como su cuerpo, usted adora las historias de cama llenas de promesas eróticas. O probar con un juego de la verdad para desconectar el interruptor de control que reprime los instintos, revelando por turno secretos, ideas y pensamientos con deliciosas delaciones…

Un baño prolongado perfumado con almizcle ayuda a agudizar los sentidos y a desconectar la mente: el contacto resbaladizo del jabón en las partes sensibles; suaves roces con el cepillo de las uñas, que luego se hacen más intensos hasta que la piel cosquillea; una ducha que llega a todas partes; toallas suaves… La excitación será cálida y total. El festín principal empieza con delicadas caricias de la lengua, al principio rozando apenas, y delicados besos en las pantorrillas que enviarán eléctricas señales de pasión a su cerebro.

Es importante que usted adopte alguna vez el papel pasivo y reciba su parte de atención. Renuncie a ocupar siempre el asiento del conductor: el sexo verdaderamente sensacional implica tomar tanto como dar, y subir al escenario en vez de dirigir siempre o ser espectador.

Al tener pocas inhibiciones y fascinarse por todo lo nuevo, Acuario puede ser un amante dispuesto a experimentarlo todo y a asumir cualquier reto. Sin embargo, por sensacional que pueda ser el sexo, si no lo combina con el amor nunca quedará verdaderamente satisfecho. Dése tiempo para los abrazos, los besos y las sesiones de caricias que no llevan al sexo pero que estimulan la confianza y la intimidad.

Haga un trato con su pareja, prometiéndole que una noche usted no tomará la iniciativa, sino que se dedicará a recibir. Muy pronto verá que toda la aventura y la variedad que Acuario anhela pueden venir de la misma relación que le da seguridad y amor. Si se relaja, usted puede tenerlo todo.

Signo Acuario

Artículos relacionados