Cadena de San Miguel Arcángel

Comprarás una cadena del grueso que más te guste y se ajuste a tu personalidad. La llevarás desde el comercio donde la adquiriste a tu casa. Luego comprarás agua de montaña (agua mineral de esa procedencia) y pondrás el agua en una vasija de barro o cerámica.
Habrás de encender siete carbones vegetales, a los cuales irás echando granos de incienso. Sobre el humo que desprende pasarás la cadena, rezando la oración a San Miguel Arcángel siete veces, siete padrenuestros y siete glorias.
Después echarás los carbones encendidos en el agua que contiene la vasija. Lo dejas reposar unos minutos, lo cuelas, y pones ese agua en un vaso de cristal o vidrio sin marcas y de buena transparencia. En ese agua pondrás la cadena por espacio de una noche.
Sobre el agua debes rezar la oración a San Miguel y poner el vaso a la intemperie, en el período de luna llena. Al día siguiente se puede usar poniéndola alrededor del cuello o en la mano derecha.
Si se quiere, puede pender una medalla del arcángel o una espada hecha de plata y oro, así como también una medalla o imagen en forma de balanza a la que sólo se le hará la inmersión en el agua de montaña o en agua bendecida.
Efecto
San Miguel nos protege contra la soberbia de personas molestas y nos defiende de todo ataque maléfico. Es un santo conciliador y justiciero.

Volver a Amuletos y talismanes

Artículos relacionados