La casa IX

Las experiencias de transformación, muerte y liberación de la Octava Casa conducen a la dinámica expansiva del crecimiento personal que encontramos en la Novena Casa, Éste es el domicilio astrológico de nuestras creencias filosóficas y religiosas. La Tercera Casa es el contenedor de nuestras opiniones personales, de esos pensamientos e ideas que comunicamos como propios. La Novena nos abre a la posibilidad de tener una mayor percepción, ya que nos conecta con una sabiduría profunda, un conocimiento superior y la historia del pensamiento humano. Si quisiéramos tener un mapa de nuestro vecindario, lo buscaríamos en la Tercera Casa-, si quisiéramos un atlas del mundo, lo encontraríamos en la Novena Casa.
La escuela primaria, donde nuestros intelectos fueron estimulados y formulados por primera vez, está ubicada en la Tercera Casa. La Novena Casa es la universidad, donde expandimos nuestra mente y se nos dio la oportunidad de conectar con las grandes mentes de todas las tradiciones. Los viajes cortos que hicimos en la infancia, y que nos dieron una cierta sensación de independencia, tuvieron lugar a través de la Tercera Casa; los viajes de autodescubrimiento que nos llevan más allá de las fronteras de nuestra propia nación, lejos de lo conocido, se realizan a través de la Novena Casa.
La Novena es la Casa del conocimiento colectivo, es la enciclopedia del horóscopo. Si eres un entusiasta de la historia, si tu agencia de viajes es una parte importante de tu vida, si te encanta aprender, entonces la Novena Casa será un factor poderoso en tu carta natal. Ésta es también la Casa de los valores morales y la conducta social. Es donde encontramos la ciencia de la ley y donde se halla la Corte Suprema de cualquier país. Los abogados están más en el territorio de la Séptima Casa, ya que actúan como árbitros y administradores de la ley. Luchan contigo o contra ti. Pero la Novena es la Casa de las verdades eternas y, como tal, trasciende las interpretaciones específicas de cómo se supone que debemos vivir y comportarnos de acuerdo con nuestra propia cultura.