La Casa VI

Uno de los nombres que a los astrólogos les gusta dar a esta área del horóscopo es «la Casa del mejoramiento personal». La Sexta Casa revela esas herramientas, esos métodos, técnicas y procesos que utilizamos para perfeccionar el sentido de nosotros mismos que se proyecta a través del ascendente. Además, es el domicilio que más definición aporta a las actividades creativas de autoexpresión que se encuentran en la Quinta Casa. Es a través de las actividades de la Sexta Casa que una persona se particulariza y se individualiza más. Este proceso requiere una gran eliminación de lo que está gastado y anticuado en nosotros para que el proceso de llegar a ser «nosotros mismos» sea consistente y productivo. En cuanto a esto, la Sexta Casa es muy reveladora de nuestra salud, porque la eliminación es un aspecto de nuestro bienestar, tanto físico como psicológico. Además de mostramos lo que debemos eliminar, esta Casa también revela lo que debemos añadir para aumentar nuestra creatividad y mejorarnos a nosotros mismos. Dicho esto, la Sexta Casa nos indica la dirección a seguir para perfeccionar nuestra orientación básica a la vida y a esos procesos que sirven para dar una mayor y más precisa definición a nuestra individualidad.
La Quinta Casa es expansiva por naturaleza: incrementa lo que estructuramos en la Cuarta Casa como nuestros cimientos psicológicos básicos. La Quinta proclama con una llamada de trompeta: «¡Esto es lo que puedo crear!». «Muy bien», dicen las experiencias de la Sexta Casa, «pero, ¿cómo puedes perfeccionar esa creatividad, ese sentido proyectado de ti mismo, para que encaje en un entorno social más amplio? Recuerda que estamos a punto de entrar en el hemisferio sur, más colectivo, de tu carta ¿Te has perfeccionado lo suficiente para poder soportar el examen de la sociedad? ¿Has reunido las suficientes herramientas y técnicas prácticas para hacer una contribución al mundo?».
Se podría decir que la Sexta Casa nos dice mucho sobre cómo usamos nuestro tiempo, nuestra energía y nuestros talentos en la vida cotidiana. Revela muchas cosas sobre cómo nos enfrentamos a los desafíos de cada día y cómo enfocamos los aspectos más rutinarios de nuestras vidas. Nos muestra quién y qué nos ayuda, y quién y qué podría dificultar que alcancemos nuestra perfección física y emocional.
Empleados, compañeros de trabajo (especialmente en puestos inferiores), empleadas domésticas y animales de compañía son, por lo tanto, todos habitantes de esta Casa.