Las Casas astrológicas y las áreas de la vida

A continuación, cada una de las Casas Astrológicas. Ellas se refieren a áreas de vida específicas, experiencia personal, sucesos o características que influyen en el comportamiento psicológico de una persona.

Casa I

Es la Casa de la personalidad, los gustos, el carácter y la forma de ser. Representa al Ascendente, la manera en que nos relacionamos con los demás. En una Carta Natal, se observa especialmente esta Casa, la del Ascendente, signo y planetas que afectan como factores esenciales para definir características del carácter y temperamento.

Casa II

Corresponde a los Recursos propios, es la Casa del dinero y la relación con todo aquello que tenemos o poseemos en la vida. Equivale al área de la vida en que nos ocupamos de conseguir recursos materiales, así como de nuestro cuerpo físico. Al estudiar una Carta Natal, hay que observar cómo es la relación que la persona establece con el ámbito económico y también, con la forma en la que concibe y trata a su organismo.

Casa III

Se refiere al espacio simbólico de los conocimientos, el lenguaje, los hermanos, los tíos, los estudios primarios y el aprendizaje. Al hacer una Carta Natal, el estudio de esta Casa nos informa sobre la relación con los estudios y, sobre todo, el nivel intelectual de la persona, su interés y curiosidad por las cosas del mundo, así como la relación con los hermanos del consultante.

Casa IV

Corresponde al ámbito del hogar pasado y actual. Nos habla de cómo fue el clima familiar en que creció el individuo, de los afectos de la infancia, y de la madre. Es una Casa muy importante. También, se la denomina Fondo de Cielo, y constituye la base de la persona, la estructura central de la Carta Natal, los afectos y el refugio emocional que hemos aprendido a construir desde niños.

Casa V

La cinco es Casa de la creatividad, de los hijos, la diversión, los deportes y todo lo que una persona realiza de forma creativa a lo l-argo de su existencia. También, se observan las inquietudes que la persona pueda tener, así como qué es lo que desea hacer con su vida de cara al futuro.

Casa VI

Corresponde a la Casa del trabajo y de la salud. Nos informa sobre la relación que establecemos con el trabajo que desempeñamos habitualmente y, también, de nuestra salud física. Al hacer una Carta, esta área nos dirá cómo es nuestra forma el trabajar, las relaciones que establecemos en este ámbito, lo que puede suceder en él, si tendremos suerte o no. Asimismo, según los planetas que estén presentes, nos dirá cuál es nuestro estado físico, qué enfermedades se ven, y todo lo referido a este tema.

Casa VII

Es la Casa del matrimonio y de la pareja. Por su ubicación, corresponde a la Casa opuesta al Ascendente, a la que se denomina Descendente. Su estudio resulta fundamental para saber cómo se relaciona la persona con los demás, de qué modo se comunica y vincula con ese otro. Conforma una especie de “espejo” del yo invertido, en el que se ven las asociaciones y la fluidez o dificultad de la persona para establecer relaciones, así como las características que éstas adoptan.

Casa VIII

Esta Casa corresponde al área del sexo y la intimidad, a las emociones profundas. Es, además, un área conectada con las profundidades del alma, los deseos, los misterios del vida, el amor, el dolor, el sufrimiento. Asimismo, corresponde a lo que heredamos, la relación entre nuestros padres. Estudiando esta Casa se ve la capacidad de entrega que la persona manifiesta en la intimidad. En una Carta Natal, nos indicará qué asuntos esconde realmente el alma de la persona (engaños, temas ocultos, secretos, temas reprimidos).

Casa IX

Corresponde a la Casa Astrológica de los ideales más elevados, los viajes largos, los estudios terciarios, las creencias, el extranjero, la búsqueda de un sentido trascendente en la vida. Analizar los movimientos y aspectos presentes en esta área nos permitirá saber lo que la persona realmente quiere y desea para sí misma, así como cuáles son sus creencias y valores. También, nos dirá cómo le irá en su vida profesional y si, quizá, se traslade al exterior.

Casa X

Se refiere al área de vida que nos informa sobre la vocación, carrera, profesión, el lugar en el mundo donde realizamos nuestra vocación y, también, el estatus social que alcanzaremos. Es el ámbito más elevado de la Carta y se denomina también Medio cielo. Nos informa sobre nuestras aspiraciones en la vida y cómo afrontamos el mundo exterior. Constituye un punto clave de la existencia.

Casa XI

La Casa XI nos habla del área de los amigos, los grupos, la libertad de expresión, la creatividad grupal o en equipo, así como de la adaptación al medio. Se refiere al espacio en que nos ocupamos de asuntos humanos en sentido social, no de un modo exclusivamente individual.

Casa XII

La última Casa de la Rueda Zodiacal sintetiza los sueños inconscientes de la persona, así como los miedos y los enemigos ocultos. A la vez, es una casa espiritual, conectada con el j alma, la mística, el acercamiento a Dios. Se refiere a un aprendizaje espiritual que nos conduce más allá del ser individual. Nos informa sobre la entrega profunda que podemos ofrendar a los demás, la capacidad de sacrificio. Es la Casa que se vincula a nuestro mundo interior, la compleja realidad oculta a la conciencia. Al estudiarla, se observa el inconsciente de la persona, sus miedos, su nivel de cuidado o descuido de sí misma, sus sueños y su espiritualidad.