Cáncer y el amor

El misterioso Cáncer vive y ama con profunda intensidad emocional

Cáncer brilla en los galanteos y con la cortesía de épocas pasadas, y procura evitar las impulsivas y atrevidas zambullidas en la pasión. El cangrejo es cauteloso y examina cada parte de la personalidad de su admirador antes de empezar a revelar, lentamente, su sensual y suave naturaleza oculta.

El rostro público que usted ofrece al mundo es a veces pulido y duro, a veces sereno y protector, pero por debajo es un hervidero de inseguridades que sólo un amante probado y digno de confianza puede hacer desaparecer. Entonces Cáncer, enamorado para siempre, logra congregar sus recursos casi mágicos de sorpresas eróticas y convertir infinitas fantasías en realidades apasionantes.

Eso por no hablar de la fidelidad amorosa que identifica a los nacidos en este signo, y la manera que tienen de adorar y de mimar a sus parejas, envolviéndolas en un manto de devoción que hará que deseen permanecer a su lado para siempre.

Está dispuesto a esperar que la sutil magia de Cáncer hechice el corazón de su amante, tras sintonizarse con sus esperanzas y deseos. Al nativo de Cáncer le gusta un amor constante y seguro, y antes de entregarse, necesita la promesa permanente de un anillo de bodas. Pero eso no impedirá que personas que acaban de conocerlo se sientan atraídas por el sensual secreto que pueden leer en sus tímidas miradas de soslayo.

Como un estanque oscuro y sereno, usted oculta las aguas profundas…, y cuantas veces sus amantes se sumerjan en esas aguas frescas y quietas, siempre hallarán en su interior sorpresas para intrigar sus mentes y prender sus corazones.

Signo Cáncer