Capricornio ascendente Cáncer

«¡Sal al ruedo y prospera!», grita Capricornio, empujándolo al mundo para alcanzar sus ambiciones. «Pero es mucho más agradable quedarse en casa», responde Cáncer con un seductor susurro. Usted trabaja tan duramente como cualquier nacido bajo su obstinado signo solar, pero la influencia de Cáncer lo orienta más hacia el hogar.
Maneja bien a la gente, y si añadimos a esto el impulso práctico del signo de la cabra, se entiende su potencial casi ilimitado.
Es usted más cálido que la mayoría de los Capricornio, y el matrimonio le resulta absolutamente saludable. Tiene un estilo abrupto y abrasivo y una lengua afiladísima cuando hiere, ¡eso podría apartar de usted a muchos amantes potenciales! Pero los que se queden descubrirán que necesita compartir íntimamente sus emociones y que posee una ternura que suaviza su nunca insensato yo interior.
Tradicional y protector a carta cabal, usted jamás abandona, ni siquiera cuando todo se pone en su contra. Cuando se enamora también es capaz de hacer a un lado su habitual sentido común, y volverse sentimental y supersensible.
Su mayor problema consiste en trazar el límite entre sus signos, con frecuencia opuestos. ¡Y evite que su familia eche a perder su vida amorosa llamándolo por teléfono en pleno tumultuoso encuentro de cama!
Debido a su necesidad de pertenecer a alguien, usted puede pasar de una relación a otra de una manera nada capricorniana; pero la relación amorosa más estable y satisfactoria se producirá a la mitad de su vida.

Capricornio