Capricornio ascendente Capricornio

El negocio es usted mismo: un trabajador empedernido que no se dejará distraer hasta haber llegado inexorablemente al fin de lo que ha elegido. En realidad, algunos podrían afirmar que usted es «todo trabajo, nada de diversión», pero sus satisfechos amantes sabrían desmentirlos.
En usted se arraigan elevadas ambiciones que marchan mano a mano con su apetencia de hacerse cargo y controlar las situaciones. La influencia de Saturno hace que usted sea extremadamente cabal e igualmente realista. Impaciente, aunque loco por el orden, le desagrada fanfarronear y es un capataz duro, particularmente con usted mismo.
¡Su necesidad de controlar permanentemente puede perjudicar mucho su vida amorosa! Y tratar de asegurarse de no recibir menos de lo que da no es precisamente un atajo para llegar a esa gran pasión de una vez y para siempre. A menos que dedique más tiempo a su vida privada, ésta seguirá siendo hipócrita, y mezclar los negocios con el placer no le garantizará una segunda cita con nadie.
Usted es capaz de vivir un gran amor pero exige tanta seguridad y confirmación para bajar las defensas que muchos se hartan y dejan de asediarlo. Usted, más que ningún otro signo, necesita una pareja y amigos que lo ayuden a reírse de la vida y a aprender a aflojar la tensión.
Definitivamente, se preocupa demasiado -los problemas estomacales y los estados melancólicos lo abaten-, pero la suya es una combinación astrológica fuerte y de larga vida. Pase lo que pase llegará muy alto, así que trate de relajarse un poco y diviértase más en el camino.

Capricornio