Capricornio ascendente Leo

Más corazón, más calor: eso es lo que se obtiene cuando Leo agrega un toque de energía a su yo básicamente serio y capaz. También obtiene generosas cualidades de liderazgo que aplacan esa tendencia a arreglárselas por sí solo, y usted sabe cómo respaldarlas con decisión y trabajo duro.
Posee un sentido del humor maravilloso, pero responsable, es decir: es usted un bromista que sabe bien cuándo detenerse. Pero hasta que haya alcanzado el máximo nivel en un trabajo -cuando usted sea el que da las órdenes, no el que las recibe- su vida laboral no será fácil.
Usted no es en lo más mínimo sumiso o humilde, así que detesta que le digan qué debe hacer. Pero llegará alto gracias a esa combinación de encanto de showman y determinación tenaz.
En realidad, es menos espontáneo y más prudente y negativo de lo que parece pero, como las primeras impresiones son las que cuentan, Leo le ha hecho un favor. Aunque sigue necesitando pasar un tiempo a solas, es un tiempo extra y no esencial; y usted es popular, hospitalario y amable.
¡Pero cuidado! Lo habitual es que su ascendente le brinde optimismo suficiente para superar esa melancolía negra como boca de lobo, pero cuando el león que hay en usted se siente herido en el orgullo, el abatimiento podría entonces ser doble.
No teme el trabajo duro -siempre que no se ensucie las manos-, pero se desmorona con demasiada facilidad frente a las críticas y trabaja mejor para usted mismo o como jefe. Más sensual, erótico y vanidoso que el resto de los Capricornio, pone todo su ser en el amor con sagacidad y osadía.

Capricornio