Hijo Capricornio, madre Acuario

Mamá Acuario está regida por el frío planeta Saturno, igual que la pequeña Capricornio. Sin embargo, mamá adora las multitudes y su reservada hija no, definitivamente no. La madre necesita estar en movimiento, unirse a grupos diversos, hacer campañas en pro del progreso social, ayudar a los necesitados. Y Capricornio sólo desea una vida más tranquila, y su mayor ambición es trabajar duro para aumentar su fortuna.

A la niña Capricornio le gustaría que mamá se quedará más en casa -ella es conservadora y piensa que las madres pertenecen al hogar-, pero Acuario odia sentirse atrapada en la aburrida rutina doméstica, y siempre está soñando nuevos proyectos en los que participar. Para poder ser una buena madre, es vital que disponga de tiempo para sus propios intereses; y merece la pena explicárselo detenidamente a la formal niña Capricornio.

La estabilidad y la seguridad son vitales para Capricornio, quien, por más dura que pueda parecer en la superficie, no desea que la empujen a ser independiente antes de sentirse preparada. Se corre el riesgo de que mamá Acuario espere que su hija madure demasiado rápido, y le dé una libertad no solicitada cargándola con responsabilidades que Capricornio no está aún dispuesta a asumir.

Mamá deberá recordar que Capricornio prospera con una disciplina sensata y un entorno ordenado. También necesita estar segura de que se atienden los asuntos prácticos. Y es mucho menos intelectual que mamá. Capricornio funciona con el aquí y ahora y no tiene mucho tiempo para las ideas, sueños y debates que adora su madre; a ella la hacen sentir incómoda.

La niña Capricornio se conforma con una base sólida que le permita sentirse segura, cuidada y confiada. Mamá tendrá que darle todo el amor y la estabilidad que pueda, aceptando que esta niña tiene una actitud hacia la vida completamente distinta de la suya.

Capricornio