Hijo Capricornio, madre Libra

Mamá Libra estimula los talentos artísticos y musicales de Capricornio. Ama la belleza y la armonía, y su énfasis en el aspecto creativo de la vida ilumina la actitud bastante grave de Capricornio. Amplía el enfoque de la vida de su hija, estimula su imaginación y la insta a tomar decisiones más sabias a medida que madura.

La madre Virgo ama la vida social y las nuevas amistades, así como reunir gente para compartir intereses y disfrutar de su compañía. Capricornio es más reservada y prefiere unos pocos amigos íntimos a una gran reunión. A veces piensa que mamá se pasa demasiado tiempo con otras personas y no bastante a solas con ella. Sin embargo, se beneficia con la fluida personalidad de mamá, aprende a mezclarse y a llevarse mejor con las otras personas.

Capricornio adora la rutina, pero a Libra no le gusta tanto. Libra sabe que está bien organizada, pero prefiere ir donde la vida le lleve y odia sentirse atada por las tareas cotidianas. Piensa que Capricornio es demasiado severa e impasible, porque siempre piensa en términos prácticos. Aparentemente, a Capricornio no le gusta tanto tejer sueños intelectuales como los que urde su conversadora mamá.

La pequeña Capricornio es más decidida que su madre Libra, y por eso mamá la admira. Y Capricornio es muy constante, siempre cumple sus propósitos, aunque tenga que hacerlo por etapas. Mamá es menos directa y tiende a ser perezosa, y frecuentemente Capricornio desea que su mamá sea más rápida para decidirse.

Libra disfruta comprando cosas para su hija, y Capricornio se enorgullece de la condición social que los extravagantes regalos de su mamá le dan entre sus amigas. También la alegra el estímulo de mamá, aunque Libra debe evitar los reproches, porque Capricornio se los toma a pecho y ella ya es bastante dura consigo misma.

A Libra le gustaría que Capricornio fuera más afectiva pero debe aceptar que su hija, por naturaleza, no es partidaria de demostrar sus afectos. Pero esta característica no debe impedir que mamá demuestre los suyos: aunque Capricornio no quiera admitirlo, necesita mucha confirmación y adorará secretamente todos esos mimos.

Capricornio