Hijo Capricornio, madre Sagitario

La niña Capricornio ve a su habladora madre Sagitario como una persona llena de vida y energía: mamá es toda acción y adora todo lo nuevo; siempre está en movimiento y le encanta conversar. Capricornio es más tranquila, seria y estudiosa, pero le sentarán bien las lecciones de mamá sobre cómo gozar de la vida.

Ciertamente, la niña Capricornio no tendrá posibilidades de aburrirse con esta mamá. Sagitario abrirá un mundo maravilloso a Capricornio, le concederá mucha atención y la llevará a toda clase de lugares. La hija es más amante del hogar que mamá, pero no le hará ningún daño salir y aprender a hacer amigos.

La madre Sagitario no se destacará jamás creando una rutina sólida que permita a Capricornio sentirse verdaderamente segura. A Sagitario no le gusta que un día sea igual que otro, por lo que siempre está cambiando la manera de hacer las cosas. Eso puede confundir a la niña Capricornio, que odia lo inesperado.

Mamá también puede tener poco tacto y ser tan brusca que algunas veces haga temblar a Capricornio. Ésta es una niña más sensible de lo que parece, amén de absolutamente autocrítica, y por eso mamá deberá aprender a elogiarla en lugar de ser tan franca.

En compañía de esta mamá, Capricornio aprenderá a sacudirse de encima el pesimismo: Sagitario le dará la confianza de creer que todo se solucionará al terminar el día.

Sagitario le enseñará a disfrutar de los viajes y a correr algún riesgo ocasional. El problema de Capricornio es que su decisión de triunfar supera a su necesidad de divertirse. Si mamá la estimula a enfrascarse en las cosas con las que ella disfruta de veras, como la tarea escolar, tendrá en sus manos una pequeña Capricornio bien equilibrada.

Capricornio