Hijo Capricornio, madre Virgo

Son dos almas sensibles que quieren ser respetadas; ambas son cuidadosas con el dinero y tienen un fuerte sentido del deber y la responsabilidad. Mamá estará encantada de que su hija se esmere tanto en la escuela, ayude con las tareas domésticas y casi nunca desobedezca. La niña Capricornio es una adulta en miniatura y a la madre Virgo le encanta tener una hija capaz de ocuparse de sus hermanitos.

Capricornio respeta la necesidad de orden de Virgo y es improbable que incordie demasiado a sus padres para que le compren una mascota, circunstancia que aliviará enormemente a su escrupulosa mamá. Virgo se concentrará en enseñar a su hija cómo hacer las cosas de forma práctica y obtener sólidos logros. Capricornio aprenderá rápido: es algo natural en ella y Virgo quedará muy satisfecha de sus progresos.

Pero a la niña Capricornio no le gusta la vena crítica de Virgo. Ella ya tiene sus propios niveles de exigencia y se sentirá muy molesta si no los alcanza, así que no necesita más motivación y odiará que mamá añada sus duras palabras al fracaso. Mamá tendrá que dedicar más elogios para cimentar la confianza de su hija. Más adelante será muy confiada, pero en los primeros años necesitará mucho estímulo.

Ninguna de las dos es particularmente dada a las muestras de afecto. Pero Capricornio necesitará confirmación, así que Virgo tendrá que hacer el esfuerzo de demostrarle cuánto le importa. En otros aspectos, Capricornio se sentirá muy segura en el mesurado hogar de mamá Virgo.

Todo allí está limpio y ordenado, regido por la rutina, y siempre se puede confiar en que mamá organizará bien las cosas y hará exactamente lo que dice que va a hacer. Las dos comparten el mismo sentido apacible del humor y se divertirán bromeando juntas. Madre e hija se llevan muy bien y tendrán una relación gratificante.

Capricornio