Hijo Capricornio, padre Acuario

De mentalidad semejante, estos dos encuentran mucho que admirar en el otro. Ambos son honrados, sinceros y justos, aunque a papá le gustaría que Capricornio se llevara mejor con los seres humanos y tuviera tan en cuenta las necesidades ajenas como las propias. Acuario también querrá abrir los ojos de Capricornio a la injusticia social y a diversos asuntos del mundo. Es probable que la niña Capricornio no responda con interés apasionado, pero al menos su actitud hacia la vida se ampliará saludablemente.

Papá transmitirá su amor por los libros a la pequeña Capricornio, y la estimulará a leer, estudiar y pasar los exámenes. Capricornio quiere triunfar en la escuela y está decidida a alcanzar la cima algún día gracias a su propio esfuerzo.

Seguramente carecerá de la alocada inspiración de su padre, pues ella es mucho más terrenal, pero Acuario admirará su perseverancia. Siempre estará dispuesto a ayudarla con los deberes escolares y a mostrarle nuevas maneras de enfrentarse a los problemas.

Acuario es más enérgico que Capricornio, pero comprende bien su necesidad de retirarse a descansar: él mismo tiene una faceta reservada que le permite comprometerse y ser observador al mismo tiempo. Pero el padre Acuario pensará que su hija es un poquitín tacaña, y le será difícil convencerla de que aporte dinero para la última buena causa promovida por papá. A Capricornio le haría mucho bien aprender a dar.

Papá impone una disciplina flexible y está dispuesto a explicar las reglas, y eso le conviene a Capricornio, que aborrece que sean autoritarios con ella. Pero a veces, para sentirse segura y saber qué se espera de ella, la niña Capricornio requeriría una orientación más firme que la proporcionada por papá.

Acuario cree que los niños deben desarrollarse naturalmente y que hay que darles mucha libertad y enseñarles a pensar y actuar por sí mismos. A Capricornio le resulta difícil expresar sus sentimientos y odia que la obliguen a hablar cuando no quiere; es mucho más convencional que Acuario, y a menudo se siente incomoda ante el comportamiento excéntrico de papá.

Ella, que querría que su padre fuera un ciudadano modélico, respetado y señero que le sirviera de ejemplo, tal vez se quedará perpleja ante las maneras y el estilo notablemente curiosos y poco comunes de Acuario. Acuario le enseñará a Capricornio una valiosa lección: está bien ser ella misma y no necesita comprobar constantemente que su conducta es aceptable.

Le mostrará que la vida es algo más que dinero y ambición, y que las nuevas ideas y las nuevas invenciones pueden ser fascinantes. Su hija en el fondo pensará, tal vez, que él jamás pondrá en práctica ninguna de sus ideas, pero aprenderá a soñar y a disfrutar de la vida.
Y llegará un día en que ella misma tratará de convertir los planes de papá Acuario en sólida realidad. ¡Y se saldrá con la suya y de paso sacará un poco de dinero!

Capricornio