Hijo Capricornio, padre Piscis

A papá Piscis le encanta que Capricornio sea tan tradicional y bien educada. Siente que eso es muy importante ya que, como él ya es un poco excéntrico, su mayor deseo es que sus hijos sean formales. Pero papá vive preocupado y tal vez sobreprotegerá a la pequeña Capricornio. Ella necesita que su padre le confirme que cree en sus capacidades para cimentar su frágil autoestima.

Papá Piscis destacará sacando a la luz los talentos artísticos y musicales de Capricornio: él es muy creativo e inspirado y le enseñará a soñar y a divertirse. Pero también es muy emocional y voluble, y a Capricornio le resultará difícil vérselas con sus constantes cambios de humor y de idea. A ella le gusta que todo sea predecible y fiable, y odia lo inesperado.

Pero aprecia el respaldo y la amabilidad de Piscis, que la obsequiará con regalos que concitarán la envidia de sus amiguitos, algo estupendo para la niña Capricornio, siempre consciente de la imagen de clase social. Su amor y su calidez ayudarán a que Capricornio se sienta más segura, pero la falta de un estilo de vida estable la tendrá algo inquieta. Capricornio anhela estabilidad, normalidad y rutina hasta tal punto que su modo de vida ideal resultaría aburrido para la mayoría de los signos.

Piscis estimulará a Capricornio a hablar y a expresar sus sentimientos como nadie más podría hacerlo. Comprende bien a los niños y le resulta fácil comunicarse con ellos poniéndose a su altura. Pero la niña Capricornio no comprenderá jamás que papá tome decisiones basándose en la intuición y los sentimientos. Ella es muchísimo más práctica y cree que todo se puede hacer con esfuerzo.

A Capricornio le gustaría tener una disciplina más firme y una vida familiar más estructurada; pero se beneficiará de las lecciones de papá Piscis acerca de cómo usar la imaginación y es probable que gracias a su influencia acabe por mostrarse menos esclava de la rutina.

Capricornio