Hijo Capricornio, padre Sagitario

El juguetón papá Sagitario es divertidísimo, pero a veces se mueve demasiado rápido para su lenta hija Capricornio.

Papá le parece muy inquieto a la serena Capricornio, quien prefiere permanecer en un lugar a pasarse el día yendo de un lado a otro. Papá cree que Capricornio es una niña extraña a la que le encanta meterse ella misma en el atolladero, pero no puede evitar admirar su determinación y su capacidad para consagrarse a sus proyectos.

Papá enseñará a Capricornio a dibujar, tocar música y aprender idiomas. La estimulará a leer, ampliará su mente y hará que sea divertido aprender enseñándole pequeñas rimas y maneras divertidas de recordar las cosas.

Él es en el fondo un niño grande y a menudo su hija Capricornio parece más adulta y sensata que él; pero papá le mostrará que la vida es para ser disfrutada, una lección que esta niña seria necesita aprender.

Sagitario siempre explica las reglas y es muy justo, y eso le sienta perfectamente a Capricornio, quien puede obstinarse si no comprende por qué le dicen que no haga algo. Papá la ayudará también a ser más extravertida y a disfrutar conociendo gente.

Pero Sagitario podría esperar demasiado de su hija: él desea fervientemente que ella alcance su ideal, y quizá la trate con descuido si no lo logra. Papá deberá aprender a aceptar a su hija tal como es, valorando sus puntos fuertes, como su corazón cálido y generoso bajo la superficie fría y reservada; su amor por el trabajo duro, o que cuando llega una crisis siempre se pueda confiar en ella.

Un padre Sagitario tal vez no le brindará una sensación de estabilidad absoluta a su hija Capricornio, pero le enseñará a pensar por sí misma, a cuestionar más la autoridad y a expresarse bien. No es brillante a la hora de cumplir con todas sus responsabilidades, pero siempre ofrecerá inspiración y ése será un regalo que aprovechará a Capricornio para el resto de su vida.

Capricornio