Hijo Capricornio, padre Tauro

Papá Tauro es un amante del hogar que disfruta teniendo una hija tan seria y que valora la comodidad y la seguridad tanto como él. Y la niña Capricornio está encantada por haberle tocado en surte un padre tan sensato, terreno y responsable como ella: alguien en quien verdaderamente se puede confiar. Papá está orgulloso de que Capricornio sea muy educada y tome los estudios con seriedad. Él es un padre muy protector y ella, una niña a la que le gusta sentirse cálidamente amada y cuidada.

Tauro ama la rutina tanto como Capricornio pero a ninguno de los dos les conviene ceder al hábito. Papá tendrá que planear algunos regalos imprevistos para que su hija Capricornio adivine qué son, pues no es bueno volverse demasiado grave e imperturbable.

Tauro debe recordar también que ambos tienen bajos niveles de energía y su hija Capricornio necesita descansar; pero ojo con el descanso: ¡papá no debe permitir a su hija que se vuelva tan perezosa como él! El ejercicio servirá de buena ayuda y Tauro podría dar un buen ejemplo manteniéndose en forma.

Igual que su padre Tauro, la niña Capricornio posee una cabeza bien amueblada para los negocios y algún día incrementará notablemente el patrimonio familiar. También comparte el interés de su padre por la música y el arte, y a ambos les complace sentirse embargados por la nostalgia: adoran el pasado y desconfían de todo lo que es demasiado moderno. Otro de sus odios predilectos es hacia la gente jactanciosa. Los dos prefieren a la gente confiable y reservada como ellos.

Tauro ayudará a Capricornio a desarrollar su capacidad innata para aplicarse en la ejecución de los proyectos y triunfar. Le brindará toda la seguridad que ella podría pedir, facilitándole el mejor comienzo en la vida.

Capricornio