Escorpio ascendente Virgo

Su sexto sentido lo ayuda a saber qué es exactamente lo próximo que hay que hacer. También tiene buen ojo para los detalles, gracias a su ascendente. Y esa habilidad para hacerse valer convierte más de un fracaso inicial en éxito.

Su peor defecto es la falta de proporción: usted puede conceder demasiada importancia a cosas insignificantes e incluso inventarse problemas, entregándose a una hueste de enfermedades imaginarias. Confía en unos pocos amigos íntimos, pero en lo que respecta al resto del mundo, aprieta fuertemente sus cartas contra el pecho.

En el amor le resulta muy difícil expresar con palabras sus profundos sentimientos; sólo lo logra mediante besos y caricias. Usted quiere servir a otros, gustar a su amante dentro y fuera de la cama, y es más solidario que la mayoría de los Escorpio. Pero se muestra muy reacio a recibir favores y llegará a extremos ridículos para evitar endeudarse.

Perseverante, decidido y objetivo, es usted extremadamente competente y capaz de concentrarse en una tarea con fervor e intensidad. Anhela controlar su propia vida, así como la de otra gente, y puede ser tan autosuficiente como para sentir que no necesita a nadie que comparta su vida privada. Con frecuencia su identidad está vinculada al trabajo de un modo enfermizo.

Virgo mantiene bajo llave sus tormentosas emociones la mayor parte del tiempo; excepto las alergias ocasionales originadas por el estrés y los problemas estomacales menores. Cuando hay problemas, la gente suele acudir a usted por su cabeza fría y sus condiciones de líder.

Signo Escorpio