La personalidad de Escorpio

Si se considera que Escorpio representa el octavo período de la vida, comprendido entre los 49 y los 56 años, su personalidad puede compararse con la plena madurez y la búsqueda del individuo por alcanzar su cota máxima de poder en el ámbito social.
Esto conlleva una actitud dominante en el seno de la familia y en el trabajo o el empeño por llegar a la cima en el plano creativo. La influencia de Plutón realza los aspectos poderosos, sexuales, oscuros, fatídicos y profundos de los nacidos en este signo, mientras que Marte les da dinamismo y franqueza, aunque acaso también beligerancia.
Con frecuencia, los Escorpio son gente seria, y quienes hayan sentido su aguijón sabrán que no es posible desestimarlos sin consecuencias. No obstante, no suelen buscar los enfrentamientos y reservan sus armas para utilizarlas en defensa propia.
Ningún otro signo ha sido más calumniado que Escorpio. En realidad, a muchos de los nativos de este signo se los ha tachado injustamente de traicioneros, poco escrupulosos y lascivos. La verdad es que los Escorpio mantienen una estrecha relación con el mundo inconsciente, y los temas de la muerte y la resurrección desempeñan un papel dinámico en sus vidas: su personalidad a menudo experimenta un proceso arduo, a veces agónico, de transformación y metamorfosis.
Por lo general comprenden intuitivamente la naturaleza trascendente y trágica de la vida. En consecuencia, desconfían de las filosofías optimistas y de las panaceas, así como de las actitudes superficiales y del esplendor. Por otra parte, suelen tener un excelente sentido del humor y afrontan con madurez las ironías de la vida.
Pero deben tener más cuidado que nadie con su actitud autodestructiva y abiertamente dominante, sus adicciones y, en general, con su “incapacidad para desvincularse de todo aquello por lo que sienten apego, ya sean personas o ideas.

Signo Escorpio