Géminis ascendente Aries

¡Prepárense que allá voy! Con voz fuerte y extraordinaria usted anuncia a todo el mundo que va a unirse a la fiesta… La suya es una energía nerviosa: las llamas de Aries aventadas por el hiperactivo aire geminiano hasta lanzar chispas de largo alcance.
El resultado es un extremo desasosiego, y una inquietud tal que usted se ha ido antes de que algunas personas se dieran cuenta de que había llegado. Pero su disposición para lanzarse a lo desconocido, su impulso por reseguir todas las aristas de un asunto determinado, y de hacerlo de ayer para hoy, hacen de usted una compañía en extremo excitante.
La aventura es para usted como comer y dormir, pero algunas veces se apresura demasiado para alcanzar la meta y echa a perder más de un prometedor encuentro cercano. Se aburre con demasiada facilidad y algunas veces su nivel de concentración está bajo cero.
Con lo dicho, ¡parece todo un milagro que un amante se las arregle para permanecer a su lado! Pero usted necesita toneladas de amor, que se manifestarán idealmente a través de algo super romántico como un candoroso cortejo o una aventura exótica.
Posee un poder invencible para derrotar a todos los otros signos, cualquiera que sea su trabajo -nunca debe ser rutinario-, y usted siente que debe estar en primera línea.
Su veta testaruda y su tendencia a desanimarse fácilmente ante el más ligero revés pueden ensombrecer ligeramente la ambición y el talante emprendedor. Por fortuna, sus fogosos ataques de ira son breves, y sus amigos sabios jamás discuten sus intensas opiniones… ¡Sólo tienen que esperar a que cambien! Trabaje para lograr concentración y autodisciplina y sus amigos apreciarán todavía más sus incontables cualidades.

Signo Géminis