Géminis ascendente Capricornio

Usted trabaja tenazmente, nunca pide favores y puede enfrentarse con facilidad a problemas que derrumbarían a otros. Capricornio presta habilidad organizativa a su brillante mente y un toque de razón a su ágil intuición.
Así que sus decisiones son muy justas. Usted posee un ojo de lince para los detalles importantes y es tan persistente y ambicioso que, si no llega a la cima de la montaña que ha elegido, será solamente porque ha elegido dejar de escalar.
El carácter siempre al pie del cañón típico de Capricornio contrarresta su necesidad de dispersarse, con lo cual se logra una fusión extraordinaria.
Usted está especialmente dotado para el sonido, tanto de las notas musicales como del dinero, y aunque anhela reconocimiento, es igual de feliz entre bastidores que sobre el escenario.
Pero absténgase de dictar las leyes en su hogar y en el trabajo, pues las personas menos organizadas se resentirán con sus reglas domésticas y su obsesión por investigar cada hecho y cada cifra por pequeños que sean.
Y aunque usted puede hacer sacrificios en el presente por una meta futura, no obligue a otros a seguirlo contra su voluntad.
Su caparazón frío, casi calculador, encubre un yo interior sensual, pero podrían estropearse sus relaciones amorosas con sus ataques de melancolía y con su temperamento suspicaz y enérgico.
Trate de olvidar y perdonar las faltas menores para que su vida amorosa sufra la deseada metamorfosis: de oruga a mariposa. Y permita que su bien oculta calidez física lleve la delantera.

Signo Géminis