Géminis ascendente Géminis

¡Felicidades, son cuatrillizos! Lo cual quiere decir cuatro direcciones diferentes a las que su mente de alto poder y finamente sintonizada podrá lanzarse de inmediato. Usted, por supuesto, puede hacerlo, gracias a la invencible energía de su personalidad imaginativa y aérea.
Para los extraños, el nativo de esta combinación puede parecer tan abrumado y descolocado como un brillante genio despistado. Probablemente habla más de la cuenta y con tanta rapidez que necesitaría un intérprete, y expele por la boca incontables ideas extravagantes nacidas de un cerebro siempre inquieto. Pero cuando le toca trabajar, usted en efecto está tan bien informado como parece, siempre que resista sus impulsos de trabajar a destajo y escatimar tiempo.
Si logra calmar su naturaleza tormentosa y voluble, y no deja que mande en usted el inteligente copiloto que lleva dentro, podrá escalar las más altas cimas. En cualquier trabajo, una doble dosis de la buena suerte de los gemelos y su habilidad para encontrar fríamente una solución, incluso en situaciones de crisis, lo colocan siempre en buena posición.
¡Pero cuidado! Ese encanto suyo -¡cuadruplicado!-, su oído compasivo y su habilidad para salirse de cualquier situación con una conversación amable, pueden hacerlo caer en terribles enredos amorosos, triángulos eróticos incluidos. Usted no es capaz de recordar lo que dijo, ni a quién se lo dijo, y sus aventuras amorosas están sembradas de promesas rotas, citas incumplidas y amantes alternativos…
Pero si esboza una de esas deslumbrantes sonrisas que distinguen a los de su signo, y reconoce con toda sinceridad que lo lamenta…, sus amantes le perdonarán cualquier cosa. ¡Podría usted ganarse la vida como cuentista profesional, pero incluso fuera del escenario, resulta un entretenimiento digno de aplauso!

Signo Géminis