Géminis y el amor

Una de las cosas que mas atrae de Géminis es su independencia y la chispa constante

Maestras de la fantasía, tanto mental como corporal, las personas nacidas en Géminis saben lograr que el más corriente de los encuentros resulte excitante. Con su manera de insinuar lo que podría ocurrir, usted consigue que sus potenciales amantes coman de su mano, y su aire independiente, de ser libre como el aire, intriga y atrae a la gente menos imaginable.

Su músculo amoroso más potente es el cerebro: de allí brota su ingenioso encanto y esa arrolladora capacidad de conversación que lo distingue, y allí concibe las fabulosas ilusiones que hacen de la vida amorosa más estable, una refrescante fuente de sorpresas eróticas.

Como usted habla, ríe y vive para cada momento, ha nacido para el flirteo, y deja a su paso una sarta de corazones destrozados. Usted se arroja de cabeza a cualquier experiencia o aventura nueva que le sale al paso.

Sabe que en alguna parte le espera la pareja ideal; por tanto, ¿qué tiene de malo divertirse un poco mientras la busca?

Geminis es brillante, teatral y divertido, y sin duda no guarda rencores ni carga con ningún exceso de peso emocional. Lo hecho, hecho está, ¿y qué viene a continuación?

Infinitamente inquisitivo, usted puede averiguarlo todo acerca de un amante, y seguir siendo un misterio… y así lo prefiere. Su rica imaginación cuenta con infinitas maneras de divertir y complacer a un amante, y puede escribir ricas cartas de amor que prefiere entregar en persona.

Adora todo desafío pasional y debe ser quien dicte las reglas amorosas, tejiendo una tela de sutilísimo encanto en torno a un amante, pero alejándose de inmediato si alguien intenta retenerlo a usted.

Lo ideal para el signo de los gemelos es tener dos amantes al mismo tiempo; para que cada uno de ellos pueda satisfacer una faceta de su compleja personalidad, porque su versatilidad y su aire de misterio resultan más que suficientes para dos.

Signo Géminis