Leo ascendente Aries

He aquí al dueño de los caminos, al auténtico pionero, al explorador y al líder vehemente, expansivo y siempre optimista.
Usted nunca se da por vencido: jamás.
Ni en un naufragio, con el agua al cuello, dejará de estar seguro de la inminencia del rescate. Su encanto radiante encubre una asombrosa ambición y afila esa determinación de acero que lo impulsa a obtener todo exclusivamente por sus propios medios…
¡Lo que puede catapultarlo a desastres catastróficos! Aborda usted el trabajo frontalmente y sin siquiera un momento de concienzuda vacilación, y de ese mismo modo se lanza al amor, siguiendo los impulsos de su corazón, absolutamente convencido de que será feliz para siempre, esta vez sí…
Su orgullo nunca le permitirá volverse atrás, y por eso resulta usted tan adaptable. Será mejor que concentre esa exasperación exagerada en el deporte o los negocios, y resista la tentación de imponérsela a su familia.
Usted es muy competitivo y correría tras su propia sombra en busca de algo mejor…
Y ese entusiasmo por pedir siempre más y más podría sabotear cualquier aventura amorosa en el mismo comienzo. Si alguien está lo bastante loco para hacer de víctima, usted se disfrazará al momento de victimario. Su naturaleza sensual y extremadamente impulsiva probablemente lo llevará a casarse muy joven.
En el trabajo no puede recibir órdenes; pero cuando lo dejan hacer, usted es un creativo introductor de cambios. Aunque le gusta dejar que otros se ocupen de los detalles menores. La paciencia es una virtud de la cual carece. Usted requiere atención, comida, amor, sexo y juerga. ¡Y lo quiere ya!

Signo Leo