Hijo Piscis, madre Cáncer

La tierna mamá Cáncer construye una casa abrigada donde Piscis obtiene todo el amor y la confirmación que tanto necesita. Cáncer comprende a su sensible hija Piscis y no la obligará a mezclarse en sociedad antes de estar preparada para hacerlo, porque la madre Cáncer sabe que Piscis tendrá un comienzo tímido en la vida y le llevará tiempo superarlo.

Esta mamá debe resistir la tentación de sobreproteger a Piscis. Llegará un momento en que la niña necesitará compañía, y los grupos de juego y las reuniones familiares serán un feliz comienzo.

A ambas les agrada intimar y crearán un vínculo muy fuerte entre ellas. Son signos de agua, llenos de sentimientos, emociones, preocupaciones y heridas. Mamá siente cuando su hija está abatida, y Piscis consolará a mamá si las cosas no le van bien. Pero mamá deberá evitar envolver a su pequeña Piscis entre algodones: algún día su hija tendrá que aprender a valerse por sí misma.

Es importante que mamá tenga algunos intereses propios, pues de otro modo terminará tratando de vivir a través de su hija, lo que no es bueno para ninguna de las dos. Piscis necesita espacio y estímulo para desarrollarse como individuo, con necesidades propias y con capacidad de expresarlas.

La niña Piscis se siente feliz en casa con su mamá Cáncer. Ese fuerte vínculo emocional las unirá incluso en los difíciles años de la adolescencia, siempre que Cáncer no se vuelva excesivamente pegajosa. Piscis sabe de corazón que en todo momento podrá confiar en su madre, y Cáncer estará agradecida de tener una hija que la comprende tan bien.

Signo Piscis

Artículos relacionados