Sagitario ascendente Escorpio

Cuidado, terreno resbaladizo. Ése podría ser el cartel clavado en su puerta, especialmente en lo que concierne a su trabajo: su ascendente le hace ser mucho más equívoco e indirecto de lo normal en un Sagitario.
Y también más apasionado y muchísimo más intenso. Usted sabe exactamente lo que quiere y Escorpio lo hace extensivo a las posesiones materiales ¡Y a la ambición absoluta de tener dinero! Usted también conoce cuáles son sus habilidades, y con el poderoso motor de la confianza del arquero a sus espaldas, una vez se ha arremangado y puesto manos a la obra, en muy poco tiempo alcanza su objetivo.
Extremadamente voluntarioso y decidido, malhumorado e iracundo cuando se enoja, puede ser asimismo excesivamente criticón. Escorpio le proporciona una lengua afilada, reservada para sus peores enemigos, y una visión del mundo más contrastada que la de otros signos de fuego. Y la tolerancia sagitariana está bien oculta.
También nació con un arma secreta. Es muy duro para leerse a sí mismo pero posee el don de conocer los pensamientos ajenos. Busca el poder, y lo valora especialmente en el amor. Nunca rechazará un desafío, pero en su caso es ganar o reventar. Con justa razón, tiene miedo de liberar sus sentimientos, los celos pueden hacer que su mundo se derrumbe.
El sexo lo ayuda a relajarse pero también es la fuente de sus mayores preocupaciones. ¡Pero el expansivo Sagitario se une a la intensidad de Escorpio para brindarle una energía inagotable!

Volver a Sagitario