Sagitario ascendente Leo

¡Fuego! ¡Fuego! Este dúo hiperactivo resplandece para dar a luz un tipo Sagitario deportivo y sociable, con cualidades naturales de líder, estilo regio y orgullo tan sensible como una piel abrasada por el sol. En lo positivo, su sentido del humor está tan desarrollado que bien podría ganarse la vida como humorista profesional.
Está usted graduado en «Asistencia a Fiestas» y su personalidad cálida y divertida atrae a todo tipo de gente. Sin embargo, ese toque de orgullo leonino puede echar a perder muchas amistades ¡Y sus amantes necesitarán aprender una buena cantidad de adulaciones suavizantes si quieren tenerlo contento!
Su afable encanto convence a los demás de hacer la vista gorda ante sus defectos, que los hay, por ejemplo, la alergia a la crítica, o la escasa afición al trabajo: usted no es un fanático del yunque y el martillo, aunque puede destacarse sin esfuerzo en muchos empleos, especialmente en los vinculados al mundo del espectáculo, el deporte, los animales o los jóvenes.
No es un meloso sentimental con los niños, pero ellos simpatizan instintivamente con alguien como usted, para quien la vida es una gran broma ¡Así no sorprende que lo aprecien tanto! Puede llevar color a sus vidas sin necesidad de tener niños propios.
Superada la indolente pereza de Leo, usted será extremadamente eficaz; no obstante, irritará a los jefes envarados y a los compañeros de trabajo demasiado serios.
Y huelga decir que lo mejor es que sea usted su propio jefe. Su buen aspecto unido a modales amables puede proporcionarle ganancias, pero usted es capaz de apostar y perderlo todo. Rebosante de efervescencia, diversión y originalidad ¡Usted nació para ser estrella!

Volver a Sagitario