Sagitario ascendente Virgo

¡Ay! Espinoso como un cactus, así puede ser usted; como un cactus escapado de la maceta para atacar a los viandantes. La falta de tacto del arquero sumada al exceso de crítica de Virgo pueden herir en lo más vivo. Y lo cierto es que usted se preocupa por los sentimientos ajenos; simplemente prefiere las opiniones sinceras a las amables mentiras piadosas.
Puede ser igualmente duro consigo mismo. Sagitario lo impulsa a querer ser el mejor, naturalmente, y una mitad de usted está convencida de serlo, al menos hasta que Virgo arroja un poco de luz sobre cada unas de las grietas y defectos ocultos. Entonces el diagnóstico es otro: un complejo de inferioridad sagitariano único.
Virgo hace que usted sea más reflexivo que otros de su signo, aunque muchas veces suele afligirse hondamente por su inseguridad oculta. La suerte le envía una buena selección de posibles parejas, pero el temor a meter la pata lo hace perder algunas oportunidades excepcionales.
Otro peligro es que se detenga en detalles tontos y se dedique a censurar las ideas de sus amigos. Cuando le va mal en el amor, tiende a plegar velas y a quejarse a su familia, lo que es mucho mejor que reprimirse y padecer problemas estomacales y ataques de estrés.
Usted se toma la vida un poco demasiado seriamente, pero es inventivo y tiene talento para la escritura. Aunque su combinación de signos resulte incómoda a veces, conseguirá más si se acepta a sí mismo. ¡Falsifique o imite esa autoestima si es necesario! A diferencia de un auténtico Virgo, usted suele estar rodeado de gente. Leal y dueño de un corazón dulce y amable, jamás olvida el deber o los amigos.

Volver a Sagitario