Esquema Tauro

Tauro es un signo práctico, concreto, materialista, ligado a la Tierra, tanto como elemento simbólico, como en el plano real de la naturaleza. Sensual, obstinado, persistente, amante de los placeres y la buena vida, disfrutará al máximo aunque sea el primer trabajador.
Es fuerte pero también sensible, cariñoso y dependiente del afecto. Necesita de él para saciar su alma y lo requiere de un modo concreto. Querer a Tauro significa demostrárselo cada día de una forma directa.
Tiene cualidades artísticas y muchos nativos de este signo están dotados para las artes plásticas o el canto.
Es tranquilo y estable, pero, cuando estalla, se comporta de un modo sumamente agresivo y arremete, igual t que lo hace un toro, contra todo . lo que tenga delante suyo. Es fiel y leal a las personas a las que quiere, pero no le es fácil confiar en alguien, tardará mucho en entregarse, pero, una vez que lo haga, será, probablemente, para siempre. Su gran debilidad es su rigidez y falta de flexibilidad frente a los cambios. Necesita seguridad material, no sólo dinero; sino la posesión casi física de sus afectos, valores, bienes o sentimientos. Perder y deshacerse de lo que posee le provoca angustia y temor.
Las siguientes son las cualidades fundamentales de estos nativos.
ELEMENTO: Tierra
MODALIDAD: Fija
PLANETA REGENTE: Venus

Características básicas

• Positivas: trabajadores, persistentes, perseverantes, fieles, leales, afectivos, protectores de sus seres queridos, cuidadosos, artísticos, amantes del placer, sensuales, disfrutan de la belleza en todas sus formas, responsables, mesurados, estables, resistentes, prudentes.
• Negativas: egoístas, materialistas, temerosos de perder lo que consideran suyo, celosos, posesivos, desconfiados, rígidos, inflexibles, temerosos de los cambios, poco adaptables, conservadores, pasivos, aburridos.

Características complejas

• Regido por el elemento Tierra y signo de carácter Fijo, Tauro está ligado a los valores básicos que otorga este elemento. Como la Tierra, es sólido, persistente, protector. Es el que siembra para obtener frutos y luego los protege, acumula, organiza.
• Él da forma a la energía de un modo práctico, nada hará por nada, sino con un fin concreto. Ese fin puede ser material, psicológico o espiritual, pero siempre existe un objetivo, aunque sólo sea el pasarla bien, ya que Tauro es uno de los signos más sensuales y capaces de disfrutar del placer.
• Sin embargo, esas mismas cualidades constituyen su debilidad. Su “apego” a las posesiones es único, pertinaz, obstructivo y el temor a perder lo que es suyo puede impedirle, muchas veces, disfrutar de ello. Teme, también, al cambio, sobre todo, a los imprevistos. No le gustan las sorpresas, todo ha de estar medianamente ordenado y ser previsible de algún modo.
• Ese temor por perder lo que tiene, sea poco o mucho, puede llegar a incapacitarlo. En este caso, surgen los peores defectos de Tauro: se convertirá en un egoísta que sólo piensa en sí mismo y se olvida de las necesidades ajenas. Puede también volverse pasivo y perder su-natural capacidad para producir cosas valiosas en todos los planos de la vida. Primará un espíritu brutal, sobre su delicada y sensual naturaleza. Se fijará en asuntos más bien simples y excesivamente terrestres.
• Pero Tauro es mucho más. Si gobiernan sus mejores cualidades, será una persona fiel y leal a los suyos, como poco signos pueden serlo. Afectivo y cariñoso, sabrá cuidar a los que están cerca suyo de la mejor manera. Sabrá no ser posesivo y dejar que los otros sigan su camino. Él seguirá manteniendo encendida la llama del amor en su alma. Es el taurino que ha logrado desapegarse de la materia y que ha alcanzado una visión más espiritual y sabia de lo que significa su propia naturaleza terrestre.
• Lo ideal es que trabaje sus cualidades artísticas, la creación liberará al Toro de sus obsesiones diarias y le dará una perspectiva de la vida más amplia. Asimismo, ha de trabajar para sentirse seguro materialmente y así poder dedicarse a gozar de la vida, porque es uno de los signos que realmente sabe disfrutar de lo más valioso de su existencia terrena.

Cómo se muestra

Firme, confiable, estable, sensual, agradable, introvertido, serio, capaz, responsable, trabajador, ejecutivo.

A qué le teme

A las pérdidas, a quedarse sin lo que posee, ya se trate de un amor, una casa, sus afectos, familia, lo que sea que considere suyo. Siente por la misma causa gran temor a los cambios, sobre todo, inesperados.

Qué desea

Disfrutar del placer de la vida, los grandes y los pequeños goces. Amante de la belleza en todas sus formas, a Tauro lo atrae el arte, el diseño, la decoración, la música, las artes plásticas, as hermosas vestimentas, la buena comida y bebida. Goza del afecto de los suyos como pocos. Necesita, también, estar en contacto con la naturaleza para poder mantener la calma y estabilidad.

Las mejores relaciones

• Con los signos de Agua: Cáncer, Escorpio y Piscis. El Agua alimenta a la Tierra, del mismo modo, Tauro se siente nutrido por los signos de Agua con los que se suele llevarse muy bien. Con Escorpio, su opuesto, habrá tensión y atracción a la vez. Es una relación muy pasional.
• Con los signos de Tierra: auro, Virgo y Capricornio. Se lleva bien con su propio signo, pero esto también depende del mayor o menor materialismo y egoísmo que posea la persona. Se complementa con Virgo, de quien admira su inteligencia y seriedad.
• Con Capricornio, la aparente frialdad e introversión de Capricornio, no se conecta adecuadamente con el talante cariñoso de Tauro.

Las peores relaciones

• Con los signos de Fuego: Aries, Leo y Sagitario. Si bien no suele tener una enemistad manifiesta con estos signos, son elementos poco compatibles. Tauro no tolera la impulsividad y el autoritarismo propios, sobre todo, de los dos primeros signos.
• Con los signos de Aire: Géminis, Libra y Acuario. La lentitud y conservadurismo de la Tierra tiene pocos vínculos con la rapidez y racionalismo de estos signos. Libra, al estar regido por Venus, puede ser un aliado.

Venus, la Diosa del Amor, el placer, la belleza y la vitalidad

• Venus es el nombre de la diosa romana de la Belleza, que corresponde a la Afrodita griega. Ella rige el afecto, el amor, la vitalidad, la sensualidad, todo lo relacionado con la belleza y las artes, así como la capacidad sexual, el erotismo y la sensualidad. Asimismo, se relaciona con el aspecto material de la vida y los recursos.
• En la Mitología griega, Venus nace vinculada con la sensualidad y el sexo. A veces, se la considera de los marineros. En el Olimpo, Venus ama pero también conquista, y se unen en ella, tanto una visión del amor como sentimiento sublime, como el enfoque más oportunista y conquistador del mismo afecto.
• Con Marte, uno de sus apasionados amantes, representa las dos cualidades del amor: romanticismo e impulso.
• Venus rige en una carta la capacidad de amar y de disfrutar del placer, así como las facultades sexuales. En el hombre, corresponde a sus capacidades afectivas y el tipo de mujer que le gusta; en la mujer, a si es capaz o no de dar amor, a su emotividad, sensualidad y disposición para el disfrute.
• Según cómo se halle aspectado en una Carta Natal, puede proveer cualidades positivas o negativas. Podemos observar estas mismas cualidades en los dos signos a los que Venus gobierna: Tauro y Libra.
• Cuando la relación con Venus es armónica, el nativo sabrá cuidar y dar afecto a otros, será muy sensible y perceptivo, tanto en un sentido afectivo como artístico. Asimismo, aporta fortaleza, afabilidad, buen trato con la gente, simpatía, ternura, capacidad de conexión con los sentimientos de otros, alegría, buena salud. También, las cualidades más terrenas que aporta la Diosa del Amor, como sensualidad, sexualidad, erotismo, amor por el placer y capacidad de disfrute.
• Cuando la relación con Venus se halla trabada o es poco armónica, se verán las peores cualidades de la Diosa: superficialidad, vanidad, pasividad, amor exagerado por el placer, promiscuidad, melodramatismo afectivo, lujuria, dependencia, materialismo.

¿Tauro ¿es trabajador o vago?

Los Tauro tienen fama de ser muy trabajadores y es cierto que !o son, pero también es verdad que, en realidad, oscilan entre dos polos: el del esfuerzo constante y persistente, y la inactividad más absoluta, en que reina el “dulce hacer nada”. Tauro trabajará mucho siempre que vea un provecho y esté motivado. De otro modo, perderá sus cualidades y se comportará de modo muy pasivo o tenso.

La Casa II, el lugar de Tauro en la Rueda Zodiacal

Dado que es el segundo signo del Zodíaco, a Tauro le corresponde la Casa II en el orden de la Rueda Zodiacal. Cada Casa Astrológica influye en un área específica de la vida y la segunda se relaciona con los recursos personales, tanto el dinero en sí mismo, como los conocimientos, elementos que ponemos en marcha para conseguir lo que deseamos. Asimismo, se refiere a la forma en la que nos relacionamos con esos bienes materiales y la manera en que consideramos y tratamos a nuestro cuerpo físico. También, se vincula con lo que deseamos en la vida, nuestros objetivos, así como los apegos afectivos a los cuales nos sentimos ligados. Físicamente, se vincula con el cuello, el oído y la garganta.

Signo Tauro