Hijo Tauro, madre Cáncer

La tierna mamá Cáncer adora a su pequeña Tauro, que tan bien se adapta a su cómodo hogar. Tauro adora a mamá, el hogar y las comidas de mamá más que nada en el mundo, y hace que Cáncer se sienta querida y apreciada por ser una madre tan solícita y amante. Estos dos seres se adaptan tan bien como las piezas de un rompecabezas. Juntas, se sienten seguras y queridas y se apoyarán mutuamente hasta el fin.

A mamá Cáncer le encanta crear un hogar estable, acogedor, seguro: ¡justo el tipo de lugar donde la pequeña Tauro se siente más feliz! Mamá disfruta de que su hija no tenga apuro por crecer y abandonar el nido, y hace que Tauro se sienta perfectamente relajada con su estilo de evolución lenta. A Cáncer no le gusta que sus hijos actúen como adultos en pequeño; de ninguna manera, ella prefiere mimarlos como a bebés y prodigarles afecto.

Y a la niña Tauro le gusta que mamá prefiera quedarse en casa en vez de hacer visitas sociales. Pero Cáncer debe tener cuidado de no recluirse demasiado, pues hasta Tauro se beneficia con las salidas y paseos. Los viajes a playas y los paseos por los bosques las mantendrán contentas y saludables.

La madre Cáncer es un refugio seguro cuando Tauro se ve perseguida por las preocupaciones, o confundida por la velocidad a la que según parece viven sus compañeros. Mamá comprende su necesidad de relajarse y no la acusará de ser perezosa. Sabe que su hija necesita recargar constantemente las baterías.

A ambas les gusta comer, y si nadie lo remedia, Tauro crecerá regordeta y feliz con la deliciosa comida que le preparará su diligente mamá Cáncer. Pero cuidado con eso, porque Tauro puede caer en la inactividad absoluta si engorda demasiado.

Mamá Cáncer encuentra estupendo que su Tauro comparta su intimidad emocional: es lo que siempre ambicionó en la relación con sus hijos. La niña Tauro ama, sobre todas las cosas, la reconfortante presencia de su madre, y pasará infinidad de horas acurrucada junto a ella, mirando la televisión o disfrutando de un libro.

Pero Cáncer debe procurar no involucrarse demasiado en la vida de su hija. Debe dejar espacio a Tauro para que encuentre su propio camino, y también tendrá que cultivar intereses personales para no sentirse demasiado sola cuando su hija crezca y al fin abandone el hogar. Aunque no se preocupe, Tauro volverá muy a menudo por otras razones que la cocina casera. ¡No puede estar lejos mucho tiempo!

Signo Tauro

Artículos relacionados