Ley de correspondencias

La ley de correspondencias es el segundo principio fundamental de la filosofía hermética inscrita en la Tabla Esmeralda: Lo que está abajo es como lo que está arriba; lo que está arriba es como lo que está abajo. Esto nos lleva al concepto de analogía y correspondencias.

Tabla de correspondencias

Los colores de las gemas y los Siete Rayos

Amarillos y dorados1º Rayo o Sol
Blancos, nacarados y plateados2° Rayo o Luna
Anaranjados, multicolores y grises3º Rayo o Mercurio
Verdes, rosas y tonos apastelados4° Rayo o Venus
Rojos, granates y pardos5° Rayo o Marte
Azules, transparentes y aéreos6° Rayo o Júpiter
Plomizos, oscuros y negros7° Rayo o Saturno

Los elementos que componen las gemas y los Siete Rayos

Oro, magnesio, azufre y circonio1º Rayo o Sol
Plata, calcio, bismuto y potasio2° Rayo o Luna
Mercurio, fósforo, flúor, arsénico y magnesio3º Rayo o Mercurio
Cobre, níquel, antimonio, berilo y silicio4° Rayo o Venus
Hierro, cobalto, hidrógeno y titanio5° Rayo o Marte
Estaño, oxígeno, nitrógeno y cromo6° Rayo o Júpiter
Plomo, carbono y boro7° Rayo o Saturno

Estas tablas de correspondencias nos permitirán clasificar las gemas por colores y elementos y podremos usarlas como punto de referencia para conocer, por semejanza con los Siete Rayos, las propiedades de cada gema, así como sus virtudes, sus propiedades, su carácter o su comportamiento sobre los seres humanos.

Aplicación de las correspondencias

Aplicando estas tablas podemos decir que las gemas de colores amarillentos, dorados o con componentes de oro, magnesio, azufre, o circonio, son de naturaleza del primer Rayo o Sol, como: topacio, citrino, zafiro, ámbar y pirita.
Las blancas, anacaradas, plateadas o con integrantes de plata, calcio, bismuto o potasio, serán de naturaleza del segundo Rayo o Luna, como: cuarzo blanco, adularía, coral blanco y perlas.
Las anaranjadas, multicolores, de tonalidades grises claros o con combinaciones de fosforo, flúor, arsénico o manganeso, serán de naturaleza del tercer Rayo o Mercurio, como: ágatas, cornalina, ojo de gato y ojo de buey.
Las verdes, rosas, tonos pasteles o con elementos como el cobre, níquel, antimonio, berilo o silicio, tendrán una naturaleza del cuarto Rayo o Venus, como: esmeralda, olivino, ama-zonita y crisoprasa.
Las rojas, granates o con integrantes de hierro, cobalto, hidrogeno o titanio, serán de naturaleza del quinto Rayo o Marte, como: rubí, granate, espinela y hematites.
Las trasparentes, incoloras, azules o con mezclas de oxígeno, nitrógeno, estaño o cromo, serán de naturaleza del sexto Rayo o Júpiter, como: lazulita, sodalita, lapislázuli y cristal de roca.
Y por último, las de colores oscuros, plomizos, negras o con componentes de carbono, boro o plomo, serán de naturaleza del séptimo Rayo o de Saturno, como: ónice negro, azabache, obsidiana y coral negro.
Es fácil advertir que muchas gemas tendrán una analogía doble o múltiple, tal como ocurre con la analogía de las estrellas.

Volver a Gemas y astrología